En 1992 fue habilitada como un pequeño y exclusivo hotel, el que tuvo el honor de ser escogido como la residencia temporal de su majestad el Rey de España don Juan Carlos De Borbón, en su visita a Punta Arenas en 2004.

Y en Enero de 2007 la Princesa Ana de Inglaterra también se alojó en este hotel.