Don José Nogueira, marino de profesión y portugués de origen, fue el primero y el arquetipo del pionero patagónico. Amasó una gran fortuna durante la segunda mitad del siglo XIX. En 1890, ordenó la construcción de una espléndida mansión en pleno centro de Punta Arenas, la que se transformó en uno de los símbolos más destacados de la ciudad.

En 1982 fue declarada monumento nacional y por lo tanto, sus características no pueden ser modificadas. En 1992 fue habilitada como un pequeño y exclusivo hotel, el que tuvo el honor de ser escogido como la residencia temporal de su majestad el Rey de España don Juan Carlos De Borbón, en su visita a Punta Arenas en 2004.

En Enero de 2007 la Princesa Ana de Inglaterra también se alojó en este hotel.