José Nogueira y Sara Braun

Protagonistas de la historia del Palacio

En 1887, el exitoso empresario portugués José Nogueira, el cual había labrado una gran fortuna gracias a las actividades navieras, la caza de lobos marinos y la ganadería ovina, se casa con Sara Braun, la hija mayor de Elías Braun, su amigo y socio. Su unión matrimonial se extendió por sólo 6 años, pero ligó dos grandes fortunas de la región.

Cuando Nogueira falleció debido a una tuberculosis en 1893, Sara pasó a administrar la gran herencia, ocupando parte de ella en la construcción de su hogar.

Sara Braun escogió al arquitecto francés Numa Mayer para diseñar su futura vivienda, el cual trazó los planos siguiendo los cánones del gusto imperante en el París de fines del siglo XIX. La exuberancia del palacio contrastaba con las sencillas viviendas particulares de la zona en esos tiempos.

Cuando falleció Sara Braun la mansión quedó en manos de sus sobrinos, los cuales vendieron gran parte de los muebles. Al año siguiente fue adquirida por el Club de la Unión. En 1982 fue declarada monumento nacional y por lo tanto, sus características no pueden ser modificadas.

A lo largo del tiempo, el Palacio Sara Braun se ha transformado para muchos en la construcción más característica de Punta Arenas, destacándose por su bello entorno, con la Plaza Muñoz Gamero y los edificios que la circundan, que también fueron declarados monumento nacional y Zona típica.

En 1992, parte del edificio pasó a ser de Hotel José Nogueira, el que ocupa sus dependencias hasta la actualidad.

Arquitectura

La construcción es de estilo neoclásico y generoso ornato. La mansión es de dos pisos, y fue construida en mampostería de ladrillo, sobre cimientos de piedra. La armadura de la techumbre es de madera, cubierta con fierro galvanizado con textura de escamas. Los materiales, muebles y objetos de decoración fueron traídos desde territorio europeo.

En el primer piso se encontraba la sala de música, el salón dorado, el comedor y la sala de billar, mientras que en la segunda planta se ubicaban los dormitorios y la biblioteca.

La fachada principal presenta un pórtico con columnas que al sobresalir genera en el segundo piso una terraza acotada por balaustres. Por el poniente, la construcción tiene adosado un jardín de invierno, de estructura metálica. Por el oriente, un gran boínder prolonga hacia el parque circundante una espaciosa sala de música. Las cuatro esquinas de la techumbre están rematadas por faldones que sostienen ventanas de mansardas de profuso ornato. El interior del inmueble se conserva parte del refinado alhajamiento original.

Después de su adquisición fue cuidadosamente mantenido en estructura y ambientación para seguir en el espíritu de los antiguos dueños. Miembros de las casas reales de España e Inglaterra brindaron con su estadía en el hotel un homenaje a los pioneros de la colonización desde Europa.

Este edificio siempre fue parte de la vida social y cultural de Punta Arenas, parte del espíritu de la familia Nogueira Braun. En el uso del palacio como restaurante, bar y hotel vive aún el recuerdo a sus antiguos dueños.

Ubicación

Su desarrollo comercial, cultural y social ha logrado hacer que Punta Arenas sea conocida en todo el país y como cuenta con una“zona franca”, quienes visitan la ciudad pueden adquirir productos de todas partes del mundo favorecidos por la disminución de impuestos, lo cual hace de Punta Arenas un lugar ideal para comprar productos importados a muy buen precio.

Se puede llegar a Punta Arenas desde Santiago por vía aérea (aerolíneas Lan y Sky), desde Argentina vía terrestre (por pasos fronterizos de Monte Aymond y San Sebastián) desde Puerto Montt-Punta Arenas y Puerto Williams vía acuática.

La ciudad puede visitarse en cualquier época del año. Durante el invierno se puede aprovechar de esquiar en el Centro de Ski Club Andino y durante primavera-verano ir a visitar las pingüineras del Pingüino de Magallanes (Isla Magdalena y Seno Otway) y todo el año la pequeña colonia del hermoso Pingüino Rey en Tierra del Fuego. Además, en el centro comercial de la Zona Franca, hay una cancha artificial techada de patinaje en hielo a la cual se puede acceder en cualquier temporada del año, al igual que disfrutar de la rica gastronomía patagónica (cordero al palo, centolla, entre otros platos tradicionales de la región). Incluso para quienes quieren visitar el Parque Nacional Torres del Paine, es muy recomendable quedarse una o dos noches para conocer los encantos de la ciudad.

Servicios

Hotel José Nogueira cuenta con todos los servicios necesarios para hacer de su estadía una experiencia inolvidable. Disfrute del máximo confort para un descanso perfecto en una de las ciudades más australes del país.

Alimentación: Actualmente contamos solo con servicio de desayuno buffet en nuestra Pérgola y el 01 diciembre abriremos nuestros Shackleton Bar por las tardes.

Habitaciones: Caja de Seguridad, Frigobar, Servicio de Mucama, Teléfono, TV Cable, Chapa electromagnética, Secador de pelo, Control de calefacción.

Conectividad: Internet Wi-Fi en todas las dependencias.

Áreas comunes: Estacionamiento, Sala de Estar, Sala de Lectura, Lavandería, Salón de Conferencias.