Reservas y Contacto

Historia

Sara Braun vino desde su Rusia natal a las tierras australes por el año 1874. Contrajo matrimonio en 1887 con el exitoso empresario portugués José Nogueira, el cual había labrado una gran fortuna gracias a las actividades navieras, la caza de lobos marinos y la ganadería ovina. Cuando Nogueira falleció debido a una tuberculosis en 1893, Sara pasó a administrar la gran herencia, ocupando parte de ella en la construcción de su hogar.

Sara Braun escogió al arquitecto francés Numa Mayer para diseñar su futura vivienda, el cual trazó los planos siguiendo los cánones del gusto imperante en el París de fines del siglo XIX. La exuberancia del palacio contrastaba con las sencillas viviendas particulares de la zona en esos tiempos.

Cuando falleció Sara Braun en 1955 la mansión quedó en manos de sus sobrinos, los cuales vendieron gran parte de los muebles. Al año siguiente fue adquirida por el Club de la Unión. En 1982 fue declarada monumento nacional y por lo tanto, sus características no pueden ser modificadas.

A lo largo del tiempo, el Palacio Sara Braun se ha transformado para muchos en la construcción más característica de Punta Arenas, destacándose por su bello entorno, con la Plaza Muñoz Gamero y los edificios que la circundan, que también fueron declarados monumento nacional.

En 1992, parte del edificio pasó a ser de Hotel José Nogueira, el que ocupa sus dependencias hasta la actualidad.

José Nogueira y Sara Braun. Protagonistas de la historia.

En 1886, José Nogueira se casa con Sara Braun, la hija mayor de Elías Braun, su amigo y socio. Su unión matrimonial se extendió por sólo 6 años, pero ligó dos grandes fortunas de la región.

En 1893, Sara Braun tomó el control de los negocios ganaderos, comerciales, navieros e industriales, después de la muerte del pionero en Arequipa. Así se transformó en la única mujer empresaria de Punta Arenas, consolidando la concesión de 1.300.000 hectáreas de tierras conseguidas por su esposo en 1890, asociándose además con otros empresarios como Peter H. McClellan, quien fuera un rico empresario inglés, su hermano Mauricio Braun, José Menéndez, Elías H. Braun, Gustavo A. Oehninger, Guillermo Wilms y Ramón Serrano, constituyéndose así la mayor empresa ganadera de la Patagonia.

La empresaria también adquirió nuevas tierras en Chile y Argentina para la crianza de ovejas y conformó la Sociedad Anónima Ganadera y Comercial Sara Braun en 1914.

Hizo importantes donativos benéficos a lo largo de su vida, a instituciones como la Sociedad de Dolores y La Gota de Leche, la Liga de las Damas Católicas, la Cruz Roja, el Asilo de Huérfanos de Punta Arenas. Donó el pórtico de entrada al cementerio de Punta Arenas y los terrenos para varios colegios. También colaboró con organizaciones de Valparaíso y Viña del mar, donde pasado 1930, se trasladó a vivir, pues el clima era más favorable para su salud. Allí falleció en 1955, a los 92 años.

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web