La avenida costanera del Estrecho une Punta Arenas por su borde costero, permitiendo realizar una caminata o un paseo en bicicleta disfrutando saludablemente de la naturaleza. En su recorrido se pueden conocer los vestigios de los antiguos muelles y embarcaciones que dieron vida a la ciudad, desde su fundación en el siglo XIX, como también apreciar la actividad portuaria de cientos de embarcaciones que recorren el mundo o se dirigen al continente antártico.